LA ERA DE LA SUBLIMACIÓN

Ahora casi todo productor quiere sublimar.

Y es por ello que en el mercado podemos encontrar vestidos de baño, blusas, crop tops, chaquetas, leggins, en fin. Un montón de prendas estampadas con esta técnica.

La sublimación permite la personalización de la pieza. De esta forma el diseñador puede crear cual estampado quiera y replicarlo las veces que lo prefiera. Así logrará ofrecer a sus clientes, prendas únicas, exclusivas y originales. ¡punto para la técnica!

Más posee un limitante, las bases textiles sobre las cuales se realiza la sublimación, deben contar en su composición, con un alto porcentaje de poliéster; preferiblemente mayor al 70%. Esto nos indica que el mercado está inundado de prendas sintéticas, las cuales tardan después de ser desechadas entre 3 y 5 años en descomponerse. Demasiado tiempo si lo comparamos con el algodón que sólo lo hace entre 1 y 5 meses.

Esto sin mencionar que las prendas confeccionadas a base de poliéster no facilitan la transpiración y que su materia prima (la del poliéster) es el petróleo. Y ya podemos imaginarnos lo que esto puede hacerle a nuestro cuerpo. Así que un punto menos para la sublimación.

Tal parece indicar que una baja calidad en la base textil, puede ser compensada con un llamativo y colorido estampado sublimado. Permitiendo mermar los costos, un precio de venta más bajo y la bandera de una moda democratizada agitándose en el mercado. ¡Punto para quien sublima!

Le puede interesar: ¿Qué está de moda?

Es más, ya no precisan ser diseñadores o confeccionistas. Basta con comprar las prendas armadas en base blanca y al por mayor, elegir una imagen cool en Pinterest, Unsplash o Pixabay y mandar a estampar.

¿Cómo se reconocen?

Porque las prendas poseen unas líneas, arrugas o figuras semi triangulares blancas camufladas entre el colorido del estampado. Formas donde se dobló la tela y la maquina no pudo termofijar; por ende, se conserva el blanco original de la base textil.

Lo preocupante no es que el cliente luzca con orgullo prendas defectuosas, sino que el productor las venda así, aun sabiendo que eso es un error fatal de calidad. Esto amerita un -1 para la moda colombiana.

Obviamente hay quienes cuentan con una ética profesional, así como con otros valores y competencias productivas. Ellos desarrollan procesos óptimos que se ven reflejados en prendas de muy buena factura. Así que, +1 para la sublimación.

Tenga presente que una prenda sublimada no se decolora y el estampado no se irá perdiendo con el tiempo; como puede llegar a pasar con otras técnicas de estampación. ¡Otro punto para la sublimación!

Finalmente. Usted reconocerá que su ropa es sublimada, porque contrario al derecho colorido de la prenda, el revés de la tela será blanco.

Por:

Redacción GOIA.

Usted puede leer:

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*