EL COLOR NO TE HACE MENOS HOMBRE

Aprovechemos los memes de Maluma.

En la red están circulando unos memes con Maluma como protagonista, en donde se burlan de su sexualidad y lo comparan con Simón, el gran varón de la canción de Willie Colón.

En medio de la broma, encuentro dos temas de gran importancia que valen la pena tratar en esta editorial.

El primero habla de las etiquetas que poseemos y que limitan nuestra personalidad.  Por ejemplo: niño o niña, el RH, si se es negro, mulato o blanco; rubia o morena, colombiano, latino y últimamente marica, si la persona viste de rosa, posee estítica o utiliza accesorios.

Este es el caso de la foto. Un Maluma tildado de homosexual, porque utiliza un pantalón rosa y un clutch en cuero. Estimado lector. La moda está evolucionando a un estado donde no existen etiquetas y donde todos somos iguales como individuos.

El cambio lo vemos con modelos que rompen con la estética tradicional clásica o con diseñadores como Rick Owens, por mencionar tan solo a uno, quien propone una moda sin género. Donde una misma prenda puede ser utilizada por mujeres como por hombres.

Ahora, los colores no poseen sexo; no por utilizar rosa será usted llamado no heterosexual. Y pasa lo mismo con las prendas. Que estas connoten femineidad o masculinidad, es el resultado de la cultura de determinada sociedad. Pues cayendo en un lugar común, recuerde que los hombres en Escocia utilizan falda.

Realmente la moda masculina en este país no avanza por culpa de machos, que también son muchos, que creen que un hombre debe de vestir con hormas anchas, prendas mal cortadas y tonos oscuros.

Por su parte, un segundo meme pone sobre la mesa la pregunta: ¿para vestir a la moda es necesario el dinero?

Si, si su idea de un buen precio son las camisetas de $5.000, los blue jeans de $10.000 y los zapatos de $15.000. Y no es que esté desmeritando este tipo de prendas o a sus productores. Pero si es una realidad que las buenas bases textiles cuestan dinero, que la buena técnica de confección no es barata, y que lo que hace que una prenda se vea como las que porta el Maluma de la actualidad, es la suma de las dos características ya mencionadas.

Ahora, usted no precisa de comprar una camisa en $500.000. Hay diseñadores nacionales que venden a un precio 5 veces más bajo que ese, garantizando a la vez la exclusividad del diseño.

Para cerrar: vestir bien es cuestión de estética, buen gusto, una buena asesoría, si se carece de lo antes mencionado, y de las ganas de romper etiquetas impuestas.

Por: Redacción GOIA.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*