DROMO VOL 1.

Porque Cali no es sólo salsa.

 

Aparece en la escena una pareja de hermanos que aparte de ser un gran complemento, se convierten en el equipo perfecto, al ser el uno diseñador de modas y el otro un diseñador gráfico. Y no sólo los une un vínculo fraternal; también los agrupa una pasión por Cali, su cultura y su estética Hardcore.

Y es que puede leerse rarísimo: ¿Cali con una estética Hardcore? Pues por loco que parezca así es. Las tribus urbanas pululan en la ciudad, y aquellos que nunca dejan morir la esperanza. Demandan prendas oversize que comuniquen su identidad.

Es esto precisamente lo que es Dromo. Una marca fresca, que sale al mercado hace poco más de un mes, pero que ya se perfila como una alternativa urbana diferente. Sus colecciones se lanzan por volúmenes, como si cada propuesta fuese un disco de acetato meticulosamente bien producido. Lo mejor es que ralamente es así, esta frase no falta a la verdad.

En este vol.1 se rinde un homenaje a Cali, a su cultura, a la ciudad que es colorida, como cruda a la vez. Y así sus prendas posean una silueta oversize, los outfits que pueden crearse con ellas, rozan otros universos del vestuario.

Le puede interesar: Qué es lo que pasa con la palabra inclusión

Ahora lo más cool de la propuesta: sus piezas no poseen género. ¡Parce! Esto es un reflejo de la sociedad igualitaria en la que vivimos. Donde un color o una prenda no definen si eres mujer o hombre; ni si te gustan las personas del mismo sexo o las del contrario.

El concepto me permite libremente utilizar una camisa que, tras lavarse, la viste mi esposa. Es tan universal como si hoy luciera la camiseta naranja que lleva la palabra Fly estampada por serigrafia en el pecho, la complementase con un pantalón a cuadros gris ratón; al día siguiente mi hermana se coloca el mismo outfit.  Y ambos nos viéramos geniales.

A Dromo, la marca creada por Paul Molina y Juan Camilo Carrillo. La encuentran por Instagram como: @dromo_art. Y será por este medio, que podrán adquirir sus productos.

Por: Redacción GOIA.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*