ASÍ ESTUVO EL CALIEXPOSHOW 2018.

Después de colgar la foto con las alas de un cóndor multicolor, llega la pregunta: ¿qué tal el Exposhow?

Y que les puedo decir… Esta versión del evento me dejó claro dos puntos:

El primero es que Cali como plaza comercial es una muy difícil, una en la que nunca nada será suficiente, y en donde siempre se querrá todo, pero sin tener que dar algo a cambio. Esta no es una conclusión etérea; se pudo construir tras pasar por los stands de la muestra comercial y preguntar a los expositores: ¿qué tal la feria?

Pero antes contextualizaré el punto. versiones anteriores fueron criticadas porque paralelo a las pasarelas, se exhibían muestras comerciales de clínicas de estética, productos de belleza y marcas de moda.

Luego, Fenalco decidió no tener un pabellón comercial. Para los retractores fue la gota que rebosó la copa, pues se quejaron de la poca variedad de productos que ofrecía el CALIEXPOSHOW.  Y en esta versión, cuando se retoma el concepto de feria comercial, se habla de lo pobre de las marcas que en ella exhibieron sus productos.

Conclusión capsula No 1: Ven que Fenalco si nos escucha.

Pero lo más cabrón del asunto, es que no nos damos cuenta que una parte del problema está en nosotros. Pues somos en extremo faranduleros; lo único que nos interesa es la selfie en el stand, la selfie junto al rack, la selfie en el backing; la selfie, la selfie y más selfis.

El viernes me entrevistaba con una marca paisa que quiso tantear el mercado caleño. Y ella contaba con asombro, así como con un poco de indignación, que las personas entraban a su estand a tomarle fotos a las prendas, a tomarse fotos viendo prendas. Y nunca le preguntaban por el origen de sus piezas; artículos que estaban cargados de un trasfondo social bellísimo, pero que poco nos importó, pues lo que valia la pena era tener un fondo para posar o una oportunidad para fusilar diseños.

Las ventas que realizaron los stands, no superaron las esperadas o las obtenidas en otras ferias. Recuerde, esta afirmación sale de un sondeo que hicimos con los expositores; más no del informe final que Fenalco presenta al cierre del evento.

El punto es que esta gente no vendió. Y no porque no tengan un buen producto. No venden porque los caleños no compramos, pues no nos interesa adquirir en ese tipo de espacios. Es este orden de ideas y para cerrar el punto. Queremos que marcas de lujo y con gran renombre tengan sus stands en la feria comercial; no para adquirir sus productos, sino para poder tomarnos la foto con la palabra CHANEL a las espaldas. Entonces así, si podremos decir que el CALIEXPOSHOW es bueno, pues nos permite vivir “la verdadera cara la moda”.

 

PUNTO 2:

El CALIEXPOSHOW es un producto que debe generar rentabilidad. En ese sentido debe vender sus espacios a anunciantes que en su estrategia de mercadeo tengan como fin impactar al público objetivo que posee la feria. Es decir: Fenalco construye un evento en el que concentra a un grupo de personas con perfiles claros de consumo. Luego les dice a las marcas: ¡hey! Tengo reunido un grupo de personas a las cuales yo sé a ustedes les interesa comunicarles algo; páguenme y háblenle al oído de sus productos o servicios.

Es por eso que en este tipo de modelos, puede uno encontrarse marcas “nada que ver”, que están presentes porque pagan. En otras palabras: hay que prostituirse cuando lo que se necesita es efectivo.

Y oh sorpresa, volvemos al punto número 1. Si los asistentes concentrados no somos un público atractivo para las marcas de lujo, las marcas de lujo no van a despilfarrar su presupuesto de publicidad en nosotros. Y menos para que sólo nos tomemos una foto.

¿Ahora comprenden porque en el stand de Colombiana era más larga la fila para posar delante de las alas, que la que había para reclamar la bebida gratis?

Le puede interesar: Los protagonistas del CALIEXPOSHOW 2018

Conclusión capsula No 2: Es claro que sacrifican prestigio, nombre e identidad para poder ser rentables. Pero de verdad, no se pasen.

En esta versión del CALIEXPOSHOW se vivieron pasarelas con buenas propuestas y no faltaron las fofas, aburridas y hasta ridículas. Y aquí les voy a dar una opinión muy personal, por eso al final del artículo pondré mi nombre. La pasarela de Studio F, fue todo un circo.  Literal, pagaron para salir en la sección de farándula de todos los medios de comunicación presentes.

¡Parce! El “desfile de cierre” es el reflejo del Fast Fashion en acción y sus tácticas de mercadeo.

Conclusión capsula No 3: Somos así y así nos queremos; Cali es Cali y lo demás son tierras altas.

PUNTO 3:

Sentí apoyo e impulso a la moda local. Presencie pasarlas de diseñadores que están activos en la ciudad creando empresa y generando recursos para la región. También vi modelos de agencias locales desfilar en las pasarelas más importantes del evento; sentí un CALIEXPOSHOW que a pesar de las criticas sigue construyendo espacios que impulsan el talento. Asistí a una feria, que vuelvo y reitero, no opera como una fundación, así como tampoco busca cerrarse al país.

En un artículo anterior comenté: “El CALIEXPOSHOW está respirando lo que parece ser el poco oxigeno que queda en una habitación inundada de CO2”. Hoy siento que encontró un orificio en la pared, el cual ha empezado a expandir, asegurándose unas horas más de vida.

También puede leer: Centromoda 3.0

Por: Raúl Quinayás

Director.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*