UNA MODA MÁS QUE RÁPIDA

¿Las prendas tienen que ser físicas para existir?

Recuerdo que una diseñadora mencionaba que su fuente de inspiración eran los videojuegos de su hijo menor. De ellos, explicaba, extraía cortes y paletas de color para las propuestas que posteriormente salían al mercado. Hoy la cosa se aplica al contario; pero no para que los avatares de cada juego de video luzcan a la moda. Sino para que el consumidor, a través de su avatar, construya su propio sentido estético.

Es decir, la nueva línea de negocio que se abre para la industria de la moda, propone la comercialización de prendas de vestir digitales, prendas que físicamente no existen.

El primer vestido Digital del mundo, diseñado por The Fabricant.

Entonces se preguntarán: ¿quién va a pagar por una camiseta, zapatilla deportiva o por un vestido que no se puede tocar? Pues todos nosotros, los mismos que actualmente vivimos absortos entre aplicaciones de chat, redes sociales y juegos de video.

Véanlo así, actualmente salimos a compartir con amigos y sólo nos abrazamos y reímos cuando posamos para la foto. El resto del tiempo cada uno está colgando esa foto o chateando con alguien que comentó la imagen.

Pasa lo mismo cuando salimos a cenar, donde lo primero es hacerle la foto al plato. Interactuamos en un mundo donde lo que importa es mostrarle, a quienes nos siguen, una imagen vigorizada de nosotros mismo, así como un etéreo estilo de vida.

Siguiendo esa lógica, ¿no pagaría usted por lucir en redes sociales un vestido Dior?

Esa, por ejemplo, es la apuesta de The Fabricant, que ya vendió el primer vestido digital del mundo, a un precio de $ 9,500 USD, algo así como veintiocho millones de pesos al cambio. Obviamente una cifra muy alta.

Carlings , presentó una colección de 19 piezas de moda puramente digital.

Más no estamos tan lejos de llegar a ese escenario donde comprar prendas digitales será de fácil acceso. La reciente colaboración de Nike con Fortnite (un videojuego desarrollado por Epic Games), les permite a los personajes digitales usar Air Jordans durante el juego a un costo de alrededor de $ 20 USD. Además, tal como lo hace actualmente Gucci, Nike está desarrollando una App que le permite a los usuarios probarse las zapatillas en realidad virtual. Y ya la marca Carlings, de origen escandinavo, presentó una colección de 19 piezas de moda netamente digitales que oscilaban entre los € 10 y los € 30.

La tecnología nos demuestra que la moda está libre de las limitaciones del mundo material. Y aunque actualmente los primeros usos de esta se centran en que las marcas yo no envíen prendas físicas a los influenciadores, sino que con un archivo digital podrán mostrar toda una colección. La idea de vestir solamente para presumir en redes sociales, está a la vuelta de la esquina.

Por: Raúl Quinayás

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*