Revista GOIA No 13

Clic en la imagen para descargar Revista en Formato PDF
Si haces Clic en la imagen podrás ver la editorial en su totalidad.

HAY UNA VIDA DETRÁS DE TU ROPA

Los consumidores de moda, así como muchos de los agentes activos del sistema, y hablo de diseñadores, modelos, comercializadores, productores, etc. Ignoran qué es lo que hay detrás de las prendas de vestir que se consiguen en el mercado. La palabra Sostenibilidad está en boga y aunque esto resulte bastante positivo, se le sigue asociando a una sola de sus tres dimensiones: el medioambiente. Es decir, se sigue pensando que para ser sostenible o poseer un proceso de compra responsable, se debe impactar solamente al medioambiente; ignorando así las responsabilidades tanto sociales, como económicas de las empresas, de las marcas y de los mismos consumidores.

Actualmente, muchas de las personas que intervienen en la producción de artículos de moda son víctimas de explotación, de abuso y de maltrato tanto físico, como psicológico.  Sucesos como los del 24 de abril de 2013 en Daca Bangladesh, donde el edificio Rana Plaza luego de su desplome causó la muerte de más de 1.000 personas. Y las actividades que involucran la vinculación de niños en la recolección de algodón, así como en procesos de curtiembre, confirman esta afirmación.

“HAY UNA VIDA DETRÁS DE TU ROPA”, es una campaña con enfoque social que busca sensibilizar a todos los agentes activos en el sistema moda frente a estas malas prácticas. Con el #ElDonanteNoEsAnonimo, queremos evidenciar a quienes están detrás de la producción de nuestras prendas de vestir; hacer visible sus condiciones y denunciar, si es el caso, cuando se estén vulnerando sus derechos.

La campaña consta de 4 piezas gráficas que hacen uso de figuras retoricas para comunicar el mensaje. El vestido cubierto de sangre, por ejemplo, significa todo el trabajo, esfuerzo, explotación, abuso y hasta maltrato que hay detrás de la confección de una prenda de vestir.

Las bolsas de sangre contienen el conocimiento, el oficio y la vida de las personas que intervienen en la producción de artículos de moda. Y la sangre que recorre las mangueras, es la que dota a las prendas con el saber hacer de estos individuos.

Las bolsas de sangre y la palabra Donante, hacen referencia a la donación, que es un tema de voluntad de dar, de hacer el bien sin reconocimiento, es decir, desinteresadamente. Y se hace uso de este concepto de manera sarcástica, para denunciar el abuso y la explotación laboral a la que son sometidos los confeccionistas en países asiáticos, africanos y suramericanos.

Estas personas no dan voluntariamente, a ellos les toca dar. Los confeccionistas, recolectores, artesanos, bordadores y demás agentes que intervienen en la producción de artículos de moda, no reciben reconocimiento, ni pagos dignos por su labor; no porque sean altruistas, sino porque son sometidos y abusados por varias marcas que se aprovechan de sus condiciones sociales, políticas y económicas.

Es así como jugamos con estos significados: Donante, quien da desinteresadamente y recolector de algodón, confeccionista, bordador o artesano; quienes son obligados a dar.

Finalmente, la invitación es a que no seamos parte de un consumo irresponsable, valoremos el esfuerzo, así como el trabajo de quienes producen nuestras prendas de vestir.

Créditos:

Fotografía: Jhon Chica
Modelo: Estefanía García
Agencia: IAM Models
Productora ejecutiva: Johanna Polanco
Concepto: Raúl Quinayás
Diseño de estilismo: Alejandra Ramírez
Styling: Liz Quintero
Dirección: Raúl Quinayás
Producción: Alejandra Ramírez y Raúl Quinayás
Producción audiovisual: Daniel Bedoya Y Ricardo Cortes
Diagramación: Raúl Quinayás
Edición fotografía: Jhon Chica
Diseño vestuario: Raúl Quinayás
Patronaje y Confección de vestuario: Alejandra Ramírez
Patrocina: Casa Vacacional J.Pol y Petshop Classypets

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*